Noticias

Volver

12 de Marzo del 2013

Los vinos Parellada/Muscat y Syrah/Tempranillo de Domènech Vidal ganan la medalla de oro en el Berliner Wein Trophy 2013

Berliner Wein Trophy 2013

Este concurso internacional de vinos ha sido sometido a los estándares de calidad más altos y ha pasado a formar parte de la familia de los premios vinícolas con más prestigio de manera vertiginosa.

 Los vinos Domènech.Vidal Masía Freyé - Parellada/Muscat y el vino Masia Freyé - Syrah/Tempranillo han obtenido la medalla de oro en el concurso Berliner Wein Trophy 2013. En pocos años el Berliner Wein Trophy ha ascendido hasta convertirse en una de las catas de vino internacionales más importantes de Alemania y en una de las catas más grandes y reconocidas a nivel mundial.

Los más de 130 miembros del jurado internacional se reunieron del 6 al 10 de febrero de 2013 en Berlín para probar los vinos presentados, entre los que se encontraba el Parellada/Muscat y el Syrah/Tempranillo de Domènech.Vidal.

Masia Freyé – Parellada/Muscat

Este es un vino donde se mezcla seducción, feminidad y perfume. El mediterráneo del moscatel con la montaña de la parellada nos aporta calidez y frescura en un mismo vino. Se presenta con un color amarillo pálido con reflejos verdosos. Los aromas florales marcadas por las notas de rosa se debaten entre matices de fruta exótica (lichi) y ácidas (limón o piel de naranja). En boca es un vino suave y goloso a la vez que fresco. El Masia Freyé - Parellada/Muscat es un vino único y singular que denota la personalidad de quien lo elige. Una autenticidad que seduce a los amantes del vino.

 

Masia Freyé – Syrah/Tempranillo

Este es un vino con complejidad, potencia y frutosidad. Tiene un color cereza granate de capa alta y una entrada de gran complejidad de aromas. Primero se descubren lentamente notas frescas de especies y frutas (cereza y ciruela) y continúa destacando puntas florales de violeta que provienen de la variedad del Syrah y que contrastan con matices de fruta roja y regaliz del Tempranillo. Finalmente percibiremos de fondo notas tostadas de la barrica.

En boca es un vino compacto, maduro y predominan sensaciones dulces de taninos bien maduros. Calidez y tensión, voluptuosidad y rigidez, generosidad y austeridad, periferia y núcleo: así son Syrah y Tempranillo ... violeta y regaliz.